El cólico del lactante es un síndrome, es decir, se trata de un conjunto de síntomas, entre ellos el dolor abdominal, localizado en el intestino y que se caracteriza por fuertes retortijones y ansiedad. Normalmente afecta a niños de entre 15 días y 4 meses.

El cólico del lactante es un mecanismo de defensa del aparato digestivo ante situaciones para las que no está preparado, la musculatura del intestino se contrae de manera convulsiva produciendo dolor, es decir, el cólico del lactante se relaciona con la inmadurez del sistema digestivo, no siendo éste la única causa.

El origen del cólico del lactante es variado, algunos orígenes son más conocidos como una alteración del sistema nervioso autónomo y por eso el peristaltismo, el movimiento propio del intestino, no es el correcto o a una hiperestimulación causada por una situación de estrés en el niño, pero también hay otros factores que pueden influir en el desencadenamiento del cólico del lactante que no son tan conocidos, por ejemplo, un mal agarre del niño al pecho a la hora de mamar.

De manera, que al igual que ocurre en todas las alteraciones y disfunciones del cuerpo humano, para conseguir una mejoría completa debemos identificar el origen y realizar las modificaciones necesarias.

Lo primero al tener dudas de un posible cólico del lactante es, por un lado,  consultar al pediatra que habitualmente trata al niño, siempre debemos de consultarle puesto que esta persona conoce y tiene acceso al historial completo del niño y puede ayudarnos a descartar la posible presencia de otras complicaciones mayores.

Otro profesional al que se debe de acudir es a un fisioterapeuta con formación específica en la valoración y el tratamiento del cólico del lactante, quien también nos va a ayudar a diferenciar este síndrome y a buscar su origen.

Lo más frecuente es que el fisioterapeuta valore la toma del bebé, nos pregunte muchas cosas relacionadas con nuestra alimentación y la alimentación del bebé, sus gases, cómo duerme…para poder diferenciar el origen del cólico, que nos va a ayudar tratarlo.

En Mímate contamos con fisioterapeutas especializados que te ayudarán y aconsejarán en cualquiera de tus dudas. No dudes en ponerte en contacto con nosotros.